Open Site Navigation
  • Instagram
  • Facebook
  • LinkedIn
  • YouTube
  • Diego Tomasino

La revolución del arcoíris

“Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente.”


Eduardo Galeano



Era un sábado común y corriente, como cualquier otro. Esa noche no iba a salir pero mis amigos insisitieron, así que a las dos horas ya estaba en el bar con trago en mano y actitud ganadora. Lo vi acercarse a hablar a mi mejor amiga con alguna excusa, de esas que son tan trilladas que nos sacan una sonrisa automáticamente porque no podemos pensar que se sigan usando.


Dos días más tarde tuvimos nuestra primera cita, en un lugar que estaba bien por encima del presupuesto de los dos, pero había que hacer valer la esperanza del amor, ¿no?. Se vé que la inversión valió la pena porque un mes después estábamos conviviendo. Al año y medio nos comprometimos y al poco tiempo nos casamos en Argentina.


Todavía recuerdo ese día como si fuera hoy: los nervios, la ansiedad, nuestros trajes, el discurso increíble que nos hizo la Jueza de Paz que nos casó, la ceremonia, la entrada a la fiesta, nuestra familia y amigos, el baile eterno. Sin dudarlo es el día más feliz de mi vida.

Luego empezarían los viajes, las mudanzas, los nuevos proyectos, la idea de formar una familia…


Hasta ahí creo que no diferiría mucho de la historia de mis papás, o de los tuyos.


La única diferencia es que esta historia es de dos hombres. De dos gays felizmente casados bajo el amparo de la ley Argentina (y pronto por la Española), que se conocieron hace 9 años en Panamá, y ahora viven en Miami.


Cuando uno comienza en la odisea de salir del clóset, uno pasa desde el punto de la culpa exagerada en un principio (culpa con los padres, con la familia y amigos, con Dios, culpa hasta con uno mismo), hasta el otro extremo de que piensa que puede llevarse por delante la sociedad con una coraza de hierro decorada de glitter. Y por un tiempo pasa…hasta que conocemos a esa persona especial que nos da vuelta los esquemas, y ahora hay que empezar a luchar por dos.


Creo que no somos conscientes de lo que es el matrimonio entre dos personas del mismo sexo hasta que el mundo heteronormativo nos va tirando pautas de que no podemos disfrutar de nuestro amor como dos personas "normales" (sinceramente no me gusta usar esa palabra, pero la empleo sólo por fines didácticos).


A pesar de vivir en Miami mi corazón sigue en Centroamérica. Hoy por hoy Panamá, y muchos países de Latinoamérica, se encuentran en una disyuntiva que va agrietando las bases sociales del respeto y la tolerancia. La lucha entre la iglesia, el Estado y la sociedad civil es un espiral sin fin donde sólo se escuchan argumentos vacios o con muy poco sustento. En el medio está la comunidad LGBTQ+ y todas aquellas familias disfuncionales que no entran en la definicion tradicional de familia nuclear heteroparental.


Como activista que me considero es mi deber mostrar algunos de los hechos cotidianos a los que nos enfrentarnos cada día en países que no aceptan el matrimonio igualitario y ubican a nuestra colectivo como ciudadanxs de segunda categoría. Hechos que tenemos que aceptar como válidos porque nuestros derechos no son respetados completamente. Hechos que justifican para qué marchamos:


· Luego de nuestra luna de miel, al volver a casa, en el aeropuerto de Panamá nos dicen que tenemos que llenar dos declaraciones de aduana. Acaso la persona que va a mí lado no forma parte de los "familiares que viajan con usted"? Parece que no...así que debo poner un gran "cero" en esa casilla;


· Si mi marido se enfermara o sufriera un accidente, no podría acompañarlo en una primera instancia a una clínica pública (incluso algunas privadas) porque tampoco es parte de mi familia, a pesar de que sepa su tipo de sangre, sus alergias y sea lo único que precisa al lado para sanarse más rápido;


· Llega marzo y como todo contribuyente debería hacer mí declaración de renta, pero es otro año más que vamos a tener que pagar un poco más que las parejas hetero, porque para el Código Fiscal mi marido no aplica como cónyuge;


· Otro punto que me encanta es la cara de los corredores de seguro médicos o de vida. Cuando uno le dice que su pareja (casado o no) es un hombre, automáticamente sabemos que nunca recibiremos la póliza o que tendrá un plus adicional por la gran "X" que nos ponen en "posibilidad de enfermedades infectocontagiosas";


· Y acaso, ¿es necesario resaltar el ejemplo de tener que solicitar una hipoteca? creo que a muchos de los que leen esto les pasó. Nuestra pareja, a pesar de que esté sentada al frente del oficial de cumplimiento es como que esté portando una capa de invisibilidad. La única forma es tener que gastar más de mil USD para abrir una sociedad, esperar dos años y aplicar con "mi socio" para poder tener un techo propio donde vivir;


· La falta de apoyo en muchas de las empresas, donde los empleados LGBT+ ven truncadas sus carreras por su condición sexual, son discriminados sin poder desarrollar su potencial, o no pueden hacer uso de licencias básicas como casamiento, parental o enfermedad. ¿Por qué deberían usar sus vacaciones si deciden ir a casarse a Colombia o México, cuando podrían usar su licencia de días por casamiento?


· Las personas trans son otro caso que precisa atención. La falta de soporte por parte del Estado y de la mayoría de empresas privadas, hace casi imposible que consigan un trabajo digno que los apoye, o que consigan los medicamentos o asistencia profesional que necesitan para su proceso de realización integral;


· La imposibilidad de adopción. Habiendo tantos niñes necesitados de afecto, ¿por que negarles la posibilidad de tener una familia con dos papás o dos mámás, y dejarlos abandonados a la suerte del sistema hasta que cumplan 18 años?


· El último ejemplo es algo más personal... cuando víviamos en Panamá habiamos empezado a ver la posibilidad de adoptar o realizar un proceso de de subrogación fuera del país. Una de las complicaciones principales no es el dinero o encontrar un lugar donde hacerlo, sino las trabas legales de entrar a un país que no acepte el matrimonio o la adopción con nuestr@ hij@ recién nacido. Es por so principalmente que nos mudamos a USA.


Estos son sólo algunas de las situaciones que nos duelen, más allá de las típicas situaciones diarias a las que como comunidad nos hemos acostumbrado: reprimir nuestro amor, no poder ir de la mano por la calle, dar explicaciones ridículas si llevamos un anillo de compromiso, aceptar frases como "pero no pareces gay" o las caras de la gente cuando se enteran de que sí lo somos...


Como comunidad ya hemos alcanzado nuestro estado de conciencia social, y hemos avanzado en la unión de nuestros ideales. Lo que buscamos apoyando el matrimonio igualitario, no es destruir bases sociales. Sino al contrario, apoyar su solidificación, porque un país no puede ser patria si una parte de su población queda excluida de la visión del mismo.


El lema de Panamá desde sus inicios es "pro mundi beneficio". La legislacion del matrimonio igualitario es parte de esta vision, de acuerdo a lo reglado por la Corte Internacional de Derechos Humanos, por lo que el país, si aún se siente fiel a sus valores originarios, no puede darle la espalda a nuestra comunidad LGBT+.



30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo